Miércoles, 04 Mayo 2016 00:03

Cómo se contagia el virus zika

Rate this item
(0 votes)

El origen de la transmisión del virus zika procede de la picadura infectada de un mosquito de la familia aedes aegyti que también es el portador de otras enfermedades como el dengue o la chikungunya. Los síntomas de esta enfermedad son leves pero en el caso de estar embarazada se deben aumentar las medidas preventivas pues puede ocasionar microcefalia en el feto llegando a producir malformaciones importantes e, incluso, la muerte del bebé. En este artículo vamos a contar cómo se contagia el virus zika para que tengas en cuenta todas las vías de contagio y puedas prevenirlo al máximo.

Este virus se conoce con el nombre de zika, ZIKV o ZIKAV y a partir del 2015 comenzaron a aparecer importantes casos de esta enfermedad en países latinoamericanos como Brasil. Se detectó que el contagio era debido a este virus pues los pacientes presentaban erupciones cutáneas con origen desconocido y, tras hacer las investigaciones, se determinó que era por el contagio de esta enfermedad.

Se trata de una afección que, en personas sanas, no presenta demasiadas complicaciones ya que los síntomas son leves y, además, tan solo el 20 o 25% de los infectados los presentan. Pero la alarma salió cuando diferentes investigaciones detectaron que el virus zika es el causante del nacimiento de bebés con microcefalia, una malformación del cráneo que puede perjudicar gravemente la salud del bebé.

 

 

Comenzamos explicándote cómo se contagia el virus zika hablando del método más habitual y documentado: a través de la picadura de un mosquito infectado con esta enfermedad. Este insecto se cataloga como un flavivirus, es decir, un animal invertebrado que, al igual que los mosquitos o las garrapatas, pican a las personas y animales para alimentarse de su sangre. Pero esta picada puede también ser portadora de otras enfermedades importantes como por ejemplo el dengue, la fiebre amarilla, etc.

Este mosquito es del género Aedes y, cuando pica a una persona, lo primero que hace es infectar las células dentríticas cerca del lugar donde ha clavado su aguijón. Después, esta infección se extiende por los ganglios linfáticos y la sangre haciendo que el virus se replique dentro de las células en el citoplasma. Todo este proceso conlleva a una serie de síntomas que pueden ser experimentados por los pacientes y que, en la mayoría de los casos, son leves y fáciles de tratar.

 

 

Otra de las vías de contagio del zika es en el momento del parto ya que si la madre tiene el virus aún presente en la sangre, cuando está de parto puede infectar al bebé. Se han realizado investigaciones para detectar si mediante la lactancia se puede transmitir el virus y la respuesta ha sido que NO.

En el caso de las mujeres embarazadas se debe tener una precaución extrema para no contagiarse con esta enfermedad pues puede afectar al feto haciendo que su cráneo no se desarrolle correctamente y, por tanto, nazca con microcefalia, una condición que hace que la cabeza del niño sea más pequeña de lo normal y puede afectar a su correcto desarrollo cognitivo y, en algunos casos, provocar la muerte.

 

 

También han habido casos del contagio del virus zika por vía sexual, aunque en una menor incidencia. Lo cierto es que esta infección puede permanecer hasta 2 semanas en el esperma masculino así que, en el caso de tener relaciones sin protección, se puede contagiar el virus a la persona con la que estás teniendo sexo. Así que, si no quieres correr el riesgo, lo mejor es que aunque te hayas curado, esperes 15 días antes de tener sexo sin preservativo o, de lo contrario, podrías pegarle la enfermedad a tu pareja.

Otra de las posibles vías de contagio es mediante una transfusión sanguínea ya que, si alguien está infectado y dona sangre, es probable que el virus se le reproduzca al que recibe la donación. Esto, sobre todo, ocurre en países subdesarrollados al no contar con controles sanitarios completos y seguros.

Este hecho se documentó en el brote de este virus en la Polinesia Francesa que tuvo lugar entre noviembre del 2013 y febrero del 2014 cuando se encontró que el 3% de los donantes que se sometieron a pruebas aún tenían el virus aunque ellos no presentaran ningún tipo de síntoma.

 

 

Ya hemos dicho que se trata de una enfermedad que presenta un cuadro de síntomas leve y que solo afecta al 20 o 25% de los contagiados. Habitualmente, los signos derivados de esta afección se prolongan entre 2 y 7 días y los más habituales son los siguientes:

Aparición de fiebre por debajo de los 39ºC

Dolores de cabeza, de las articulaciones y de los músculos

Inflamación en las manos y pies (aunque también puede aparecer en otras partes del cuerpo)

Aparición de conjuntivitis

Sensación de malestar y cansancio general

Erupciones en la piel que comienzan en la cara y se extienden por el resto del cuerpo

Puede provocar vómitos y/o diarrea

 

 

Actualmente no existe cura del virus zika y el tratamiento que te recomendará un especialista siempre estará indicado para remitir los síntomas y mejorar tu calidad de vida. Así que, debido a que los efectos de esta enfermedad tampoco son demasiado graves, el tratamiento que más suele indicarse es guardar reposo para permitir que el organismo luche contra la infección y pueda recuperarse poco a poco.

Además, también se pueden tomar medicamentos para bajar la fiebre así como aplicar compresas frías para conseguir equilibrar la temperatura corporal y sentirte mejor. Si lo precisas también podrás tomar algún analgésico que te ayude a combatir los dolores de cabeza o musculares que vienen derivados de este virus pero, siempre, deberá estar prescrito por un médico.

 

 

También es importante saber prevenir el virus zika, sobre todo, en el caso de las mujeres embarazadas, como ya hemos dicho. La única forma de poder evitar su contagio es mediante medidas preventivas que eviten que el mosquito te pique pues, hasta la actualidad, no existe ninguna vacuna para ello.

Así pues, algunas de las medidas que puedes incorporar en tu día a día son las siguientes:

Repelente de mosquitos: tanto por la mañana como por la noche deberás usar repelentes que evitarán que los mosquitos de piquen.

Piel cubierta con ropa: sobre todo si vas a ir a zonas donde abunden los mosquitos evita ir con los brazos, piernas o escote al descubierto.

Mosquiteros en tu casa: ventanas, puertas y camas serán los lugares imprescindibles para instalar una mosquitero que te mantenga protegido.

Repelentes naturales: si pones en casa plantas como lavanda, eucalipto o citronela conseguirás mantener a raya los mosquitos pues detestan el olor que desprenden.

Limpieza en el hogar: debes evitar al máximo la suciedad o la acumulación de basuras y restos en la cocina.

Uso de preservativo: en el caso de haber padecido el virus zika recuerda usar preservativo al menos durante las 2 semanas siguientes de que los síntomas hayan remitido pues el virus queda en el esperma durante ese tiempo.

 

 

Este artículo es meramente informativo, en Solfran no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar

Visto en UnComo.com