Miércoles, 04 Mayo 2016 15:36

¿Cuándo un lunar es peligroso?

Rate this item
(0 votes)

Con el sol del verano pueden aparecer nuevos lunares en nuestra piel. Por ello, tras esta época, es muy recomendable hacer una visita al dermatólogo si consideramos que tenemos alguno nuevo o no nos gusta la forma de algún otro. Pero ¿cómo saber cuando un lunar es peligroso? Aquí vamos a explicarte cuáles son los casos.

¿Por qué la preocupación?

 

Aunque sea común encontrar lunares en las personas, hay lunares que pueden ser peligrosos o pueden llegar a ser melanomas (cancerígenos). Por ello, es muy importante ser conscientes sobre nuestros lunares y que, después de revisar este artículo, nos fijemos en nuestra piel y, de encontrar anomalías, visitemos a un dermatólogo.

Entre las tres formas en que se muestra el cáncer de piel, la más peligrosa es la forma del melanoma ya que se puede propagar más fácilmente y puede llegar a ser muy ofensiva. Además, esta presentación del cáncer es muy peligrosa en la medida en que aparece en células encargadas de dar color a la piel (lunares, pecas, manchas de nacimiento).

1.- No es simétrico.

Si vemos que un lunar no es simétrico podemos sospechar de él. Generalmente, suelen tener una forma similar, la cual es redonda. Si vemos que cambia de forma o no es simétrico tendremos que visitar la dermatólogo.

 

 

2-. Es muy grande.

Si tenemos un lunar que es grande también puede ser motivo de preocupación. Lo normal es que tengan hasta 1 cm de diámetro.

 

3.- Aparece de repente.

Si ha aparecido un lunar que antes no tenías y va creciendo poco a poco tendremos que visitar al dermatólogo, ya que es muy probable que no sea buen síntoma.

 

4.- Diferente color.

Generalmente, los lunares suelen tener el mismo color. Al igual que su forma, tienen a ser uniformes también en el color.

 

5.- Dolor, inflamación, sangrado.

Si aparece alguno de estos síntoma sí que tenemos que prestar especial atención. Estos síntomas son algunos de los más peligrosos por lo que habría que visitar a un dermatólogo.

6.- Los bordes.

Generalmente los lunares benignos están bien definidos por lo que, si encontramos uno con bordes que no se aprecian con claridad, puede que sea maligno.

7.- Antecedentes.

Si en la familia tenemos antecedentes de lunares peligrosos o cáncer de piel, debemos tener cuidado con nuestros lunares, ya que siempre tendremos más posibilidades de experimentar algún episodio similar.

Te recomendamos

Para evitar el surgimiento de marcas malignas, podrías prevenirte con el uso de bloqueador solar con alguna frecuencia moderada, evitar exponerte a luces UV directa y evitar el uso de productos que puedan atentar contra tu piel, asimismo, no usar camas de bronceado ultravioleta.

Recuerda..

Si al leer este artículo, encuentras alguno de estos factores de riesgo, visita al dermatólogo. El tiempo es un factor importantísimo para realizar un posible tratamiento.

 

 

Visto en MejorConSalud